El último cambio que hice entre distribuciones de GNU/Linux fue entre Ubuntu y Fedora. A simple vista, no noté mucha diferencia pues estoy utilizando GNOME 3, pero en cuanto entré a algunas páginas y comencé a leer noté algo extraño. No en lo que decía, sino en cómo se veía lo que leía.